Madre al Fin.

Juana y Daniel llevaban diez años de casados. Eran muy felices juntos, pero habían pasado un período de crisis antes de aceptar que no podrían ser padres.

Intentaron tener un hijo durante ocho años. El primero de ellos, sabían que era normal que se haga esperar un poco. Culminado ese primer año, empezaron a realizarse estudios y pronto se volvieron expertos en fertilidad.

Se pasearon por un montón de médicos. Estuvieron en institutos públicos y privados. Visitaron especialistas recomendados y otros que encontraron en internet leyendo acerca del tema que tanto les interesaba.

Iniciaron tratamientos para que Juana pudiera quedar embarazada. Sin embargo, todos fracasaron. Lo último que habían intentado era la fertilización asistida. Lo hablaron mucho, juntaron el dinero que necesitaban y lo llevaron a cabo. Fue un proceso largo y doloroso, física y mentalmente. Le implantaron a Juana cinco embriones, pero lamentablemente ninguno fue viable.

La tristeza fue tan grande y la sensación de pérdida tan inmensa que Juana creyó que no volvería a levantarse. Esa había sido su última esperanza. No tenían más dinero, no había más fuerzas, sin embargo, la aceptación no llegaba.

Ellos ya estaban inscritos en la lista de espera para la adopción de un bebé. No obstante, sabían que incluso ese bebé, podía no llegar dados los problemas que habían con la ley de adopción en su país.

Un día, Juana se levantó y no quiso saber más nada con buscar hijos. Le dijo a su marido que daría la baja en la lista de adopción. No estaba dispuesta a seguir sufriendo por algo que evidentemente no era para ellos.

Daniel, que también estaba cansado de la situación, muy dolido y frustrado, había pensado muchas veces en abandonar todo, pero jamás se atrevió a decirlo en voz alta para no lastimar a su esposa. Por lo tanto, estuvo de acuerdo con ella, cuando le hizo esa propuesta.

Comenzaron entonces, el camino inverso. Archivaron todos los estudios, teléfonos de especialistas, borraron de las computadoras todos los archivos sobre fertilidad, adopción y cualquier cosa que se refiriera al tema. Tiraron todo tipo de medicación que había quedado en su casa. Dejaron de seguir a cualquier página o especialista referido al tema, en todas las redes sociales.

Juana también empezó el camino inverso en terapia. Pasó del por qué a mí? Por qué hay tanta gente que quiere tener hijos y no puede y otros que no quieren los tienen? Por qué Dios? Por qué tanta injusticia? al por qué quiero tanto tener un hijo? Realmente es el objetivo principal de mi vida? Por qué gasto tantas energías, tiempo y salud en algo que ya sé que no es para mí?

Luego de un tiempo de hacer el duelo por los hijos que no vendrían, vino la aceptación. Se permitió volver a la vida, dejar la tristeza, la frustración, el dolor. Aceptó que no iba a ser madre de un bebé, porque comprendió que esa no es la única manera de serlo. Y puso todo ese amor, esa entrega, esa energía y alegría en un trabajo que había rechazado antes por estar enfocada en los bebés.

Tenía que viajar un par de veces al mes y gracias a que Daniel podía trabajar desde su computadora, la acompañaba en todos los viajes y disfrutaban de estar juntos. Se encontraron un día trabajando en una ONG ayudando en un pueblo un poco alejado de su ciudad.

Tiempo después, descubrieron que los adolescentes que terminaban el secundario no podían seguir estudiando y muchos quedaban con sus caminos truncos por la imposibilidad de ir a la ciudad a la universidad. De repente, se encontraron un domingo preparando el almuerzo para siete adolescentes que vivían con ellos.

Empezaron hospedando a tres, luego fueron siete, más tarde once. Cuando ya no había lugar para un alfiler más en su casa, alquilaron una más grande.Con ayuda de familiares y amigos, alimentaban a esos chicos, los hospedaban, y les daban el tiempo y el espacio para que sigan una carrera. Les daban amor, los cuidaban si se enfermaban, intervenían si se peleaban, los aconsejaban, los acompañaban y protegían.

Juana y Daniel, por fin se habían convertido en padres.

Ese mes de octubre, hubo un gran festejo en la casa. Los jóvenes, chicos y chicas que tenían entre dieciocho y veintidós años, prepararon un gran asado y una torta, para festejar el día de la madre, porque aunque ellos tenían a sus mamás en su pueblo, Juana, era su mamá adoptiva durante todo el año.

Hoy, que en Argentina celebramos el día de la madre, quiero mandarles un beso enorme y un GRACIAS inmenso a todas las madres. A la mía, a la tuya, a vos, a tu hermana, a tu suegra, a tu cuñada, a esa gran amiga, a las tías, a las abuelas… a las que están en la dulce espera sintiendo las pataditas en su interior y a las que esperan con el corazón, a las que soñaron cada parte de ese ser que tanto aman y que su sueño, no importa de qué forma, se hizo realidad. A las que hoy podemos darles un beso, a las que esperan nuestro llamado porque están lejos, a las que están en el cielo y a las que tienen su tesoro en el cielo. A todas, absolutamente a todas… FELIZ DÍA MAMÁS!!!!!

  madre-e-hija-abrazo

Advertisements

Mi Patria Está de Fiesta. Día de la Independencia.

Mañanita del mes de julio
hoy te canto mi canción
Que seamos por siempre libres
Y se alegre el corazón!!!
Hoy hay en Tucumán
una gran discusión
saber si seremos libres
es nuestra mayor intención
Todos aquí estamos
con gran expectación
Salgan pronto a avisarnos
Cuál fue su decisión!!!
Que no se impaciente el pueblo
aquí les vengo a contar
lo que tanto esperaban
se los voy a anunciar
desde hoy somos libres
por toda la eternidad,
que viva nuestra patria
que viva la libertad!!!
Que todo el mundo se entere
que canten en cada esquina
que hoy estamos de fiesta
y que viva Argentina!!!
El nueve de Julio
hay fiesta de verdad
porque nació nuestra patria
Que viva la libertad!!!
vdx_casa-de-tucuman1
  No sé de quién es la poesía, la tomé de un blog que se llama Pasitos de Colores.
  Buscando una poesía que represente esta fecha, me encontré con un montón de poesías para niños y casitas de Tucumán acompañando cada publicación. Eso me llevó directo a mi infancia, y recordé las tardes que he pasado dibujando y pintando (con ayuda de mi mamá) la casita de Tucumán. Y como no soy buena para esas cuestiones artísticas me enojaba por tener que hacerlo, sin comprender la importancia que tiene esta fecha para el país.
  Hoy creo, que es en ese momento en que deben enseñarles a los niños qué significa La Independencia del propio país. A lo mejor, nos daríamos cuenta de la importancia que tiene tanta lucha y el grito de Libertad.
  Pienso, que si lo aprendiéramos de niños, y lo incorporáramos como algo sagrado, de grandes no haríamos tantas barbaridades.
  Veo, la enorme riqueza que hay en mi país pero no “peleamos” por explotarla, por construir un lugar mejor. Nos peleamos por cuál equipo de fútbol es mejor; porque Messi no juega tan bien en la Selección como en el Barcelona, entonces algunos bancamos a Messi y otros no; dividimos al país en K y Clarín, (K son los que apoyan al gobierno, Clarín, el conglomerado mediático más grande de la Argentina), fanatizándonos por un lado u otro sin importar que las cosas estén bien o mal hechas. Creyendo que ser Argentinos es comer locro en las fechas patrias y alentar a la Selección tomando un fernet (con Coca).
  Siento, que en la educación está la base para recuperar todo lo que hemos perdido.
  Manos a la obra…

Ser Papá.

Jesse abrazó a su papá. O Jerónimo abrazó a Jesse. No importa. Acababa de llegar al mundo Lautaro, hijo de Jesse, y su papá estaba ahí, como siempre. En este caso compartiendo el día más feliz de su vida.

Jerónimo, mientras esperaban el nacimiento, estaba sentado junto a su esposa, con sus manos entrelazadas. Recordó el día en que vio por primera vez a su hijo.

Era un soleado día de otoño. Jesse caminaba de la mano de su mamá, con su guardapolvo azul y rojo. Stephanie, hermosa como siempre, caminaba a la par de su hijo con una gran sonrisa y su pequeña hija Valery, de un año, en brazos.

Stephanie, una mujer afroamericana de 24 años, estudiaba psicología y trabajaba en un colegio. Nació en Estados Unidos y vivió allí hasta sus dieciséis años, momento en el cual sus padres decidieron mudarse al sur del continente. Así lo hicieron ellos dos junto a Stephanie y Jackson, sus dos hijos.

A Jerónimo le gustaba mucho esa mujer de piel tan oscura como el chocolate puro, ojos grandes color café y cabello rizado, que conoció en su nuevo trabajo. Hacía tiempo que quería invitarla a cenar pero no sabía nada de su vida privada. Ese día, cuando la vio con dos niñitos, se desilusionó un poco. Supo desde el primer momento que eran sus hijos. Sin embargo, juntó coraje, y se acercó a saludar. Se presentó a Jesse y le acarició la manito a Valery, fue el primer contacto de un amor que duraría para toda la vida.

Stephanie, había sido mamá de Jesse a los veinte años. Javier, su novio de ese momento y que había estado con ella durante tres años, desapareció la misma noche en que ella le contó que estaba embarazada.Ella vivió esos nueve meses acompañada por su familia y amigos, pero a Javier nunca más lo volvió a ver.

Cuando el pequeño Jesse tenía dos años, Stephie se enamoró del hermano de su mejor amiga. Y Carlos de ella y su pequeño hijo. Se casaron y tiempo después supieron que esperaban un bebé, lo que les faltaba para coronar su amor. Todo era felicidad en esa época para Stephanie, sin embargo, la vida no le dio tregua y se llevó a Carlos prematuramente. Un mes antes de que nazca la pequeña Valery.

Stephanie quedó destruida. Vivió como un robot el primer tiempo, pero por sus hijos, sacó fuerzas de donde no había y siguió adelante. No obstante, cuando apareció Jerónimo en su vida, lejos estaba de querer volver a amar a un hombre otra vez.

Lo que ella no sabía, era que Jero era un hombre muy paciente y enamorado. Tiempo después, Stephie se descubrió amando a Jerónimo y se casaron. El resto, es historia.

Decidieron que no tendrían más hijos que Jesse y Valery. Jerónimo los sentía suyos a ellos y no necesitaba más. Fue su guía, su maestro, su enfermero, su chofer privado y su payaso. Los educó, los mimó, los acompañó, los apoyó y amó cada momento de sus vidas.

Jesse, emocionado por la llegada de su pequeño Lautaro, en medio de un abrazo contenedor con su papá, le dijo:

—Gracias por elegirme como hijo, yo te elijo como papá todos los días de mi vida, pero a partir de hoy, además de elegirte como papá, te elijo como abuelo de mi hijo. Es el mejor regalo que le puedo dar.

Todos sabemos, ser padre no es colocar la semillita. Ser padre es estar, es amar, es poner límites, es proteger, es acariciar, es abrazar, es enseñar y es compartir.

Me gusta mucho una frase que leí una vez que dice: “ser padre es salir a comprar cigarrillos y volver”, tiene un tinte gracioso pero es cierto. He conocido padres que dijeron que se iban a comprar cigarrillos y no volvieron. Pero sobre todo me gusta, porque siempre recuerdo cuando mi papá decía: “Ahí vengo, voy a la estación de servicio a comprar cigarrillos”, sacaba su bicicleta y al rato volvía. Jamás pensé en que nos pudiera abandonar, pero leer esa frase, me lleva a ese momento tan ínfimo de mi infancia, pero que a la vez significa tanto. Recuerdo mi sonrisa al verlo llegar y la suya al verme, aunque solo había salido de casa unos diez minutos.

A mí sí me gustan las fechas especiales, porque no la utilizo para hacer grandes regalos materiales. Las aprovecho para decirle a la gente que quiero todos mis sentimientos de verdad, porque me cuesta un poco hacerlo en cualquier momento. No es lo mejor, pero a mí me sirve.

Es por eso que en este día especial quiero desearles un Feliz Día del Padre ASÍ de grande a todos aquellos hombres que merecen ser llamados papá. A los que están a nuestro lado, a los que están lejos y a los que están en el cielo. Si hoy lo único que queremos hacer es abrazarlos y decirles cuánto los queremos, su rol más importante en la vida, está cumplido.

10290618_782523891864212_52010773535961178_n

Dos Años.

Hace dos años, comenzó este blog. Publiqué el primer post con un poco de miedo, nervios y vergüenza porque era la primera vez que sacaba a la luz algo que había escrito. También con mucha ilusión, porque cuando hacemos algo con amor, ganas y mucho disfrute queremos que eso se sienta, se vea y guste.

Como siempre, cuando hay un suceso importante, uno hace balances. Y en dos años, vaya que han pasado cosas. Algunas lindas, otras tristes, momentos muy felices y otros de frustración. Períodos de estar muy acompañada y otros de soledad, algunos de ellos fueron ocurriendo por la vida misma, y otros por propia elección.

Lo cierto es, que si bien la mayoría de las historias que escribo no son situaciones que viví yo personalmente y que son ideas que salen de mi cabeza o de mi corazón, o de ambos por qué no, en los relatos se ven mis sentimientos. Porque cuando una persona está pasando por una situación o estado emocional en particular, es eso lo que más se le presenta en la vida cotidiana.

Así como los sentimientos, también se ven las dudas. Al principio no tenía muy en claro de qué iba a ir el blog e incluso ahora me da un poco de vergüenza que alguien lea mis primeros posteos. Pero como todo en la vida, el blog fue evolucionando y la verdad es que cada vez me siento más cómoda (aunque a veces la vida me consuma y no pueda publicar tan a menudo como quisiera) y a gusto con este espacio.

Y en medio de todo este camino, fui encontrando el rumbo y cada vez me aproximo más a lo que quiero decir. Es por eso que creé una comunidad en Google+, contenido que también publico en la Fan Page de Facebook.

A lo largo de estos dos años, tomé como bandera el AMOR, en todas sus formas, porque eso nos lleva a un mundo mejor. El amor es muy poderoso y creo que tenemos que ponerlo como centro de nuestra vida. A mí me costó mucho tener como lema al amor. Y me sigue costando, pero de a poquito va tomando su lugar.

Ese es el mensaje que quiero dejar a todo aquel que me lea. El Amor tiene que liderar el mundo. A nosotros mismos, a los que nos rodean, a todos los seres vivos, a la tierra, a un Ser Superior y a todo lo que necesitemos. Porque de eso se trata, amar implica cuidar y ser merecedores del mismo cuidado. Amar es dar y también saber recibir.

Quiero agradecer a todos los que pasan por este blog cada día. De tantos países, de lugares muy cercanos y también desde la otra punta del planeta. GRACIAS por estar del otro lado, por leerme, mandarme mensajes tan bonitos y alegrarme siempre el corazón.

79929354f0b234d8ed943c36e3bd7a8c

8 de Marzo. Día de la Mujer.

5.00 am. Margarita, de fiesta en un boliche, baila con Gonzalo a quién conoció esa noche. Se gustaron, y en el momento oportuno, él le dio un beso que la dejó sin aire. El resto, es historia.

6.00 am. Mercedes se levanta, se ducha, prepara un nutritivo desayuno y acomoda su escritorio para empezar a trabajar. Es escritora y tiene que entregar su libro corregido dentro de dos días. Le espera una larga jornada de trabajo.

7.00 am. Micaela se levanta, automáticamente prepara una mamadera y se la da a Bruno, su bebé de nueve meses, que no ha tenido una buena noche. Luego lo cambia y lo deja listo para cuando llegue el padre a buscarlo para pasar el día con él.

8.00 am. Montserrat se despierta, ve a Luciano dormido después de una noche de pasión. Le late muy fuerte el corazón, le encanta ver la paz de su rostro cuando duerme, sentir su olor, escuchar su respiración lenta y acompasada. Decide levantarse, ducharse y preparar una torta para llevar al almuerzo en la casa de sus suegros. Es el cumpleaños de Mora, su cuñada y van a hacer un festejo íntimo, como siempre.

9.00 am. Muriel se despierta en el preciso momento en que sintió que entraban los chicos a la habitación. Juan, su esposo, lleva una bandeja llena de cosas ricas para desayunar. Iam, Santino y Federico, sus hijos de 6, 4 y 2 años, llevaban una rosa cada uno y un cartel que dice: “Feliz Día de la Mujer Mamá y Muna”. Muna, es la beba que Muriel lleva en su vientre.

10.00 am. Margarita sale de bañarse. Antes del baño, despidió a Gonzalo, con quien tuvo una sesión de sexo alucinante. Quedaron en escribirse. Relajada, se va a dormir, después de una larga noche.

11.00 am. Mercedes, se siente cansada. Le costó mucho concentrarse y ya lleva muchas horas de trabajo sin parar. Decide mandarle un mensaje a José, su novio. Se pelearon el día anterior por culpa de ella y ahora está arrepentida. Apenas lo envía, tocan el timbre. Es él, que sabe cuánto trabajo tiene su chica, así que llega con varias bolsas para prepararle un rico almuerzo, mientras ella se dedica a su libro.

12.00 pm. Micaela recibe un llamado de Pablo, su ex marido. Bruno tiene fiebre, está intranquilo y él no sabe qué hacer. Como el bebé está cortando los dientes, su estado es algo lógico. Ella le vuelve a explicar lo que debe hacer e intenta tranquilizarlo, sabe que Pablo la llamó porque se siente inseguro frente a la situación, Bruno en sus nueve meses, nunca ha estado enfermo.

13.00 pm. Montzerrat está en pleno almuerzo en la casa de los padres de su novio. Los hombres prepararon un asado exquisito. Mora, que cumple años, anuncia que está embarazada luego de muchos años de intentos fallidos. Los suegros de Montze se emocionan, será el primer nieto. Luciano, está feliz, Mora es su única hermana y verla feliz es todo para él. A Montze le explota el corazón de alegría, hace cinco años está de novia con Luciano, y sabe lo que esa noticia significa después de tanto tiempo deseando ese bebé que llevaban Mora y Leo. Todo es alegría. Todo es risas y felicidad.

14.00 pm. En la casa de Muriel hay niños correteando por todos lados. A ella y a Juan les encantan los almuerzos familiares. Y casi todos los domingos organizan uno. Como vienen de familias muy pequeñas, ensamblaron ambas cuando se casaron, diez años antes. Lo que más les gusta es que los chicos crecen rodeados de sus cuatro abuelos y todos sus tíos y primos.

21.30 pm. Margi, como siempre, es la última en llegar. Está radiante y deseosa de contarles a sus amigas sobre el bombón que conoció. Mechi, está cansada, no pensaba salir de su casa hasta la entrega, pero debía despejarse un rato y qué mejor manera que disfrutar de una cena con sus amigas. Mica, trae la comida a la mesa, ella es la cheff del grupo y siempre se encarga de hacer comidas exquisitas para sus reuniones de chicas, Pablo va a traer a Bruno a medianoche. Montze, siempre está contenta y ese día mucho más por la noticia del nuevo bebito. Muriel, está cansada, tiene los pies hinchados y le duele la espalda, ya lleva siete meses de embarazo, agradece que su marido se quede con los chicos una vez a la semana para que ella pueda disfrutar de sus amigas.

Brindan por la nueva conquista de Mar; por el nuevo libro de Mechi; porque Mica por fin ha llegado a un acuerdo con Pablo y se están llevando bien; por Montze que siempre les trae alegría, su Luciano adorado y el nuevo sobrino que tendrán; por Muriel, la pequeña Muna en camino, el divino de Juan y los tres pequeños príncipes que tienen.

De repente, recuerdan que es el día de la mujer. Se dan cuenta de que son cinco mujeres, con historias muy diferentes, que se convirtieron en grandes amigas apenas se conocieron en una clase de yoga, prácticamente lo único que tienen en común, además de quererse inmensamente. Brindan entonces, porque es su día, porque son mujeres y les encanta serlo.

campanita-imagenes-2-1024x640

Bienvenido 2015

En mis redes sociales, el 1 de diciembre, comencé compartí la idea de hacer del último mes del año, un mes de buenas acciones. Mi idea era, realizar una buena acción al día, hasta el último día. Por cuestiones técnicas y los viajes propios de la época, no pude subir cada día la acción que tenía programada. Por eso, hoy, que es el primer día del 2015, comparto con ustedes las 31 acciones que hicieron mi diciembre más lindo, lo llenaron de color, de sonrisas, de agradecimiento y de amor.

  1. Ayudar a cruzar la calle a alguien. Una anciano, un ciego, alguien en sillas de ruedas o un animalito.
  2. Dejar pasar primero a la persona que está detrás en el supermercado, el banco, el cajero automático o en un negocio.
  3. Ayudar con las bolsas de la compra a alguien.
  4. Como todos tenemos diferentes grupos de amigos, elegir uno de ellos y organizar una cena, una salida a bailar, un paseo o lo que les guste hacer juntos.
  5. Para entregarnos a los demás, tenemos que estar bien con nosotros mismos, para eso, hoy toca descansar el cuerpo y la mente.
  6. Alejarnos del mundo virtual y compartir el día con familia y amigos, sin estar pendientes del celu ni la compu.
  7. Dejar un libro en algún lugar público para que alguien lo encuentre.
  8. Armar el arbolito, el pesebre o la decoración que acostumbramos poner en casa, en familia.
  9. Regalarle una flor a alguien.
  10. Ceder el asiento a alguien en el colectivo.
  11. Abrazar a alguien a quien vemos a diario, pero que no abrazamos muy seguido.
  12. Dejar un post it con una frase bonita en cada lugar que visitemos en este día.
  13. Realizar una tarea del hogar por otro integrante de la familia.
  14. Regar una planta que no sea tuya.
  15. Dedicar una canción con un mensaje lindo o una canción que le guste mucho, a un ser querido en las redes sociales.
  16. Llamar por teléfono a una persona que queremos mucho pero que vive lejos.
  17. Sacar a pasear el perro de un vecino o amigo.
  18. Plantar una árbol. flores o verduras en tu casa o en un espacio comunitario.
  19. Visitar a una persona enferma o un abuelito.
  20. Comprar una botellita de agua, un jugo o un café y regalárselo a alguien en la calle.
  21. Encontrar un hogar para un animalito abandonado.
  22. Compartir un plato de comida con una persona que vive en la calle.
  23. Regalarle tu poesía favorita a alguien, en papel o a través de las redes sociales.
  24. Si tenemos la posibilidad, disfrutar de esta noche especial con la familia, de los que vemos siempre y de aquellos con quienes nos encontramos solo en estas fechas. Si no podemos, mandarles nuestro amor y pensar en ellos, es otra forma de estar unidos.
  25. Llevar un plato de comida, bebida o cualquier cosa para compartir con alguien a quien le tocó trabajar en este día.
  26. Pasar una tarde o una noche con tus sobrinos, de sangre o de cariño. Buena acción doble para este día, el momento compartido con los chicos y el descanso para los papás.
  27. Hacer una torta o galletitas y compartirlas con tus vecinos.
  28. Organizar un paseo con una o varias personas que querés pero que no ves seguido porque viven lejos o porque la vida diaria hace complicado el encuentro.
  29. Hacer algo que te guste mucho a vos, leer un libro, mirar una película, bailar, pintar, cocinar. Pensá en esa actividad que te hace saltar el corazón y regalátela.
  30. Para quienes tienen pareja, hacer algo especial juntos, que les guste a los dos pero solos, para que en medio de tantas fiestas tengan un tiempito para estar solos. Si no tenés pareja, hacé algo especial con tu mejor amiga/o, un hermano/a, o tus padres.
  31. Levantar la copa para brindar agradeciendo de corazón cada momento, cada persona, cada sentimiento y emoción que nos trajo el 2014.

Quiero darles a todos un GRACIAS INMENSO por compartir este año conmigo, por hacerlo más bonito, por estar siempre del otro lado, en cada rinconcito de este mundo. De corazón les deseo un 2015 colmado de amor, paz, salud y trabajo. Que esté lleno de sueños y anhelos y muchas ganas de trabajar para que se hagan realidad.

En lo personal, agradezco por la salud, el amor, el trabajo, la familia y los amigos, por este espacio y la cantidad enorme de gente bonita que me voy encontrando cada día, porque las palabras me volvieron a encontrar en el momento justo. Fue un gran 2014, lo cierro con el corazón contento, llena de amor y felicidad. Eso es lo que siempre quise y a veces no se puede lograr. Soy una fiel creyente de que si finalizamos bien un ciclo, recibimos con la mejor energía el que comienza.

Salud! Y que tengan todos un gran 2015!

2015-tendencias

Ni con el Pétalo de una Rosa.

“Lara, única hija mujer, en una familia con cinco hijos, creció viendo cómo los hombres mandaban en el mundo. Su papá, siempre protector de sus hijos, se crió en la época en que las mujeres tenían que quedarse en casa a cuidar a los chicos y los hombres salir a trabajar. Y eso era lo que quería para su familia. Nora, la mamá, creció en la misma época que su marido y estuvo de acuerdo con su marido en la forma en que llevarían adelante su hogar.

En la casa de la familia Guzmán, se podía estar contento o enojado, pero no tristes, porque eso era cosa de débiles y un Guzmán, jamás iba a andar llorando por los rincones. Esto a Lara la confundía, porque a pesar de haberse criado en esa familia y de que le gustaban los autos y el fútbol, su papá era cariñoso con sus cinco hijos tanto como su mamá. Cuando estaba triste, se enojaba porque esa era la forma que conocía de reaccionar frente a las situaciones adversas.

Cuando terminó el colegio, quiso estudiar psicología. Después de muchas discusiones con los hombres de su familia, que no querían saber nada con que estudie esa carrera ni que vaya a vivir sola a un lugar tan lejano, partió hacia la gran ciudad para cumplir su sueño.

Allí conoció gente nueva, historias de vida muy diferentes a las que ella había vivido y la psicología de las personas, algo tan fascinante y sorprendente a la vez.

Se dio cuenta de que había muchas situaciones que en su pueblo se consideraban “normales”, pero en realidad no lo eran. Comprendió que si un hombre se daba vuelta a mirarle la cola ella no tenía la culpa por haberse puesto un pantalón ajustado. Si le gritaban cosas obscenas no era porque ella había provocado esos gritos. Pudo entender, que si alguien maltrataba verbalmente a su pareja, no era culpable el maltratado por haber hecho algo mal.En su pueblo solo se condenaba a quien golpeaba o violaba a otra persona.

Uno de los primeros viajes que hizo Lara a su pueblo, desde la Universidad, vivió una situación muy incómoda. Fue a visitar a su hermano mayor y se quedó a cenar. A Marcela, su cuñada, se le cayó una fuente de ensalada al piso. Francisco, desde su silla, donde estaba muy cómodo esperando que le sirvan la comida, junto a sus dos hijos varones, le dijo:

—Marcela sos imbécil? Mirá lo que hiciste!!! Rompiste la fuente y desperdiciaste una ensalada!! Limpiá rápido que encima se va a enfriar la carne. Hay que ser boluda, che!

—Francisco ubicate. Cómo vas a tratar así a Marcela? Qué clase de ejemplo es ese para tus hijos?—le dijo Lara a su hermano y fue a ayudar a su cuñada.

—Pará, pará, pará nena. Qué te creíste? Qué porque te fuiste a estudiar a la ciudad sos más que nosotros? Bajá el tonito que seguís siendo la misma pueblerina de siempre.

—Yo no me creo nada, me parece terrible que trates así a una persona, peor que le muestres ese comportamiento espantoso a tus hijos. Además, estamos hablando de una persona a la que querés, no me quiero imaginar como tratás al resto del mundo.

—Yo trabajo todo el día para que ella y los chicos coman, tengo todo el derecho a tratarlos como quiero.”

Esta situación es una historia real novelizada. La vivió una amiga hace un par de años. Y como el 25 de noviembre fue el Día Internacional contra la Violencia de Género, me pareció importante hacer una mención especial a esta fecha tan importante.

Además, quiero exponer algunas situaciones que a menudo se presentan en mi vida cotidiana y a las cuales no se les da tanta importancia como, me parece a mí, debería.

Primero, que violencia de género se refiere tanto de hombre a mujer como de mujer a hombre. Nos enfocamos mucho en la violencia a la mujer porque es real que es más frecuente, pero créanme, conozco varios casos de hombres golpeados por sus mujeres, hombres maltratados psicológicamente no solo por sus esposas, por cualquier mujer con la que conviven, hombres acosados sexualmente por mujeres que tienen poder sobre ellos, principalmente en los lugares de trabajo.

Por otro lado, estoy muy habituada a escuchar algo que me enfurece:“pero ella se deja maltratar”;”ah, pero Juan es un boludo para dejarse maltratar de ese modo”,etc.. No rotundo. Si una persona es maltratada, es víctima, de ningún modo culpable. Estoy de acuerdo en que hay personas que tienen un carácter más dócil o frágil y que eso los lleve a no defenderse, no obstante, eso no lo convierte en culpable, convierte al maltratador en un cobarde, que se la agarra con quien no sabe, no puede, o por equis motivo no se defiende.

Por último, jactarse de que “yo no maltrato a nadie” y después reírse y festejar los abusos de Pedro hacia Juan, te hace tan maltratador como Pedro.

barra-de-laios

  Nota: El título del post Ni con el Pétalo de una Rosa, es el lema de una campaña en contra del maltrato a las mujeres liderada por la actriz Alejandra Borrero. El día 25 de noviembre, varios famosos colombianos se unieron a la actriz pintándose los labios de rojo como compromiso de no violencia hacia mujeres y niñas.