Cuál es el Problema…?

Cuál es el problema si todavía te recuerdo?

Si puedo recordar tu primera mirada, tan profunda, tan dulce?

Cuál es el problema si creo que los ojos más hermosos que vi en mi vida, los tenés vos?

Si siento cómo se acelera mi corazón y vuelan mariposas en mi vientre cada vez que siento tu perfume?

Cuál es el problema si tu voz es la única que quedó grabada en mi memoria aunque haya pasado el tiempo?

Si puedo repasar en mi mente y en mi corazón cada encuentro, cada detalle, cada mirada?

Cuál es el problema si me salta el corazón cuando alguien, sin querer, me cuenta cómo sigue tu vida?

Si sueño cada noche alguna historia que podría haber ocurrido entre los dos?

Cuál es el problema si no me importan nuestras grandes diferencias?

Si lo que más ansío en la vida, es volver a verte?

Cuál es el problema de que hayan pasado tantos años y aún siga pensando en vos?

El problema es… que tengo que callar tanto amor.

88802_original

Advertisements

Explosión!!!

Estoy sentada con mi hermano después de almorzar. Tuvimos un almuerzo familiar, pero ya cada uno volvió a lo suyo, y solo quedamos nosotros dos en la mesa ya sin mantel. Él en su compu, yo en la mía. Me encantan esos momentos en que estamos cada uno en lo suyo, en silencio, concentrados, pero tan cerca, tan unidos a la vez.

En un momento, terminé de leer una columna en la revista de un diario, de una de mis autoras preferidas y estaba como en una explosión interior. Pensando en todo lo que me gusta leer a esta mujer. Mientras pensaba en eso y en que me gustaría generar el mismo placer en quienes me leen, mi hermano me dice:

—Escuchá este pedacito, no sé cómo explicar lo que me produce, pero siento algo muy fuerte adentro cada vez que lo escucho a Chopin. Una mezcla entre placer de escucharlo y deseos de poder tocar como él.

Minutos después, entra mi mamá, que está de visitas en casa y que en ese momento estaba haciendo una torta para la merienda, y nos dice:

—Miren cómo quedó. Tengo una emoción tan grande porque es una receta que acabo de inventar y quedó tan linda en el molde que me regalaron, que no les puedo explicar.

Me quedé largo rato observando la torta, que realmente estaba bella, mientras se enfriaba y reflexionando acerca de qué cosas tan diferentes nos producen una explosión de corazón a cada uno y en cómo esas cosas pasan de largo la mayoría de las veces, sin que nos demos cuenta.

Mi hermano, joven de pocas palabras que ama tanto la música como yo las letras, me dijo siento algo muy fuerte que no sé cómo explicar. Yo, mujer, unos cuantos años más grande que él y de muchas palabras, tampoco sé cómo hacerlo.

Es tan bonito encontrar aquel momento por más pequeñito que sea, que te haga explotar el corazón. No entiendo por qué no los atesoramos. Me pregunto por qué olvidamos tan rápido esas situaciones.

Empecé a recordar, y traté de recuperar algunos de aquellos momentos… llegaron rápidamente a mi mente, mis clases de baile, mis sobrinos, los abrazos a mis padres cada vez que nos reencontramos, el primer beso con mi novio, ingresar a la facultad, que un texto que escribí guste mucho, un libro, una escena de amor, una comida familiar, aprobar una materia, los abrazos de mi perro…

Los recuerdos se empezaron a agotar, y seguro que en poco menos de treinta años de vida hay muchísimos, que lamentablemente se esfumaron, pero recordar solo algunos, ya me pegaron una sonrisa bien grande en la cara y me hicieron latir muy fuerte el corazón.

Deberíamos prestarle más atención a este tipo de situaciones. Cosas malas y tristes vamos a tener en el camino, la vida no es color de rosa, pero siempre es bueno sacar el lado positivo de aquellos momentos. Si nos peleamos con alguien, que solo nos importe la reconciliación.

Vivamos mirando lo bueno, lo positivo, el amor y los colores hermosos que la vida nos ofrece, que para eso hemos venido, para ser felices.

felicidad