Crecimiento Personal

A principios de este año, ya con 27 en mi haber, me nació la necesidad de conocerme más. Siempre leyendo, escuchando, mirando, navegando en busca de más y más conocimientos, me olvidé de “navegar” hacia mi interior.

Pero, tenía un problema, ¿cómo hago para conocerme más? Pensé en las posibles situaciones.

Dios. Yo soy Católica. Leo la Biblia la mayor parte de los días. Hago mis oraciones a diario. El sacerdote de la Iglesia de mi barrio deja mensajes muy lindos los domingos en misa, a la cual no asisto siempre, pero sí algunos domingos al mes. Sin embargo, la respuesta no estaba ahí. Dios me llena el alma de un modo muy importante, pero yo no estaba encontrando en Su Palabra la respuesta que necesitaba.

Terapia. Empecé un nuevo tratamiento en diciembre del 2013. Fue la tercera psicóloga que visité y me parece que esta vez sí, la tercera es la vencida. No obstante, a pesar de estar encantada con ella, y de que me está ayudando a crecer en muchos aspectos, especialmente aquellos que me llevaron a consultarla, y aunque eso también forme parte de mi crecimiento personal, tampoco allí estaba la respuesta que yo buscaba.

Meditar. Todo el mundo habla de lo bien que hace meditar y de cómo te ayuda a conocerte a ti mismo. Pero cada vez que yo lo intentaba, sentía… cri, cri, cri. Estaba segurísima de que lo hacía mal y aún hoy a veces siento que mi método no es del todo correcto. La diferencia entre el hacía y el hago, es que hace tiempo, después de dos días de no encontrar LA respuesta, abandonaba.  Grave error. Hasta que un día no hace mucho, retomé. Y no, no encontré LA respuesta, pero descubrí el método más simple y placentero para relajar mi cuerpo y mi mente, aprendí lo importante que es respirar bien y me genera tanta paz, que ya no puedo dejarla.

Tres caminos hasta acá. Todos me ayudan a crecer. A su manera cada uno, pero ninguno dio en el punto que generaba tantas revoluciones en mi interior. Entonces, seguí buscando, no quería que esa llamita se apague. Imagino que es un mar de dudas y una respuesta que todos buscamos en algún momento de nuestras vidas. A unos nos llega antes, a otros más tarde. Cada quien tendrá su disparador, pero el fin es el mismo. Algunos encontrarán esa respuesta en Dios, terapia o la meditación, otros, en infinidad de lugares diferentes.

En un momento pensé que en la escritura estaba el camino, pero no. En este espacio vuelco mis sentimientos, las historias que van apareciendo en mi cabeza, las anécdotas y personas que me parece que merecen ser contadas. Y si bien me genera placer y llegué a descubrir escribiendo algunos sentimientos o pensamientos que no sabía o no me había dado cuenta que estaban en mi interior, la respuesta, seguía sin aparecer.

Me encontré un día leyendo el horóscopo. Sí, siempre lo leí como muchas personas lo hacen, como un juego. Pero esta vez fue diferente. Estaba tan deseosa y ansiosa por encontrar ese algo, que llegó un momento en que le empecé a creer al astrólogo al que leía en ese entonces. Tanto, que esperaba el día en que él colgaba el horóscopo semanal, como un niño esperando los regalos en su cumpleaños.

Un día dije, “Taína pará, bajáte de la moto, es un horóscopo.” Bajé un cambio con eso porque me estaba obsesionando. Entonces leí en twitter a alguien que decía algo así como, “no le creo más a, el astrólogo en cuestión, porque siempre me dice que se viene todo mal y nunca se me cumple. Aguante Mia Astral.”

Ahá. Ruido. Ruido. Ruido. Hacé click ahí. Hacé click ahí. Hacé click ahí. Hice click ahí. Sí.

Llegué a la página de Mía. Leí mi horóscopo. Era bastante largo y decía cosa muy acertadas con lo que yo estaba sintiendo en ese momento. Me llamó la atención esa diferencia con todos los horóscopos que había leído en mi vida. Hablaba mucho de sentimientos y energía entre otras cuestiones.

Me interesó. Googleé a Mía y descubrí que es una astróloga coach. Es decir, se dedica al coaching desde el punto de vista de la astrología. La verdad de astrología yo no entiendo casi nada, así que más que esta redundancia no puedo explicarles. A quien le interese, la puede encontrar en todas las redes sociales y en su página web.

El punto es, que por ese lado empecé a encontrar la respuesta. Aprendí mucho de los audios de Mía porque lo que ella enseña es a estar más receptiva y atenta en determinado tema, de acuerdo a la posición de los planetas. Aprendí a escucharme, a sentirme profundamente, a darle toda la importancia a esos sentimientos que tenía ocultos, a darme cuenta qué es lo que me genera cada situación, y después viene lo de soltar o tomar cada cosa que me lleve hacia esa Taína que quiero ser y que no sabía que quería ser, no la veía, no la encontraba y por eso me costaba tanto hallar LA respuesta. En realidad buscaba EL camino, porque no hay una respuesta, hay una infinidad. Lo que importa es cómo vamos llegando a ellas, recibirlas, aceptarlas y trabajarlas de acuerdo a lo que producen en nosotros.

Si alguien lee esto y se da cuenta de que esa vocecita, esa inquietud, esa revolución ha empezado, no dejen que se apague. Busquen, busquen y sigan buscando. Mírenme a mí, leyendo un horóscopo semanal empecé a encontrar el camino que me está guiando en mi verdadero crecimiento personal.

No puedo decir dónde cada uno encontrará su camino, pero sí contarles que una vez que ocurre, ya nada vuelve a ser igual. Empezar a conocernos, encontrar respuestas a preguntas que no sabíamos que teníamos, que nos gusten y nos lleven a hacer cosas o interesarnos por cuestiones inimaginables. Que nos produzcan tristeza, frustración o dolor y darnos cuenta que eso es lo que tenemos que dejar ir, aun cuando era algo que pensábamos que nos encantaba o que era para siempre.

Cuando empecé este camino, no solo comencé a cambiar yo, todo a mí alrededor cambió al darme cuenta de cuánto tengo para dar, cuánto me estaba perdiendo de recibir de los demás y del mundo. Y finalizo con una frase de Mía, que me llegó en un horóscopo, en el momento justo y que es la que guía mi proceso de crecimiento: “Eliminar para iluminar, aunque cueste un mundo la transformación.”

Imagen

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s