Mundo Virtual.

Me pasó muchas veces que leí un libro, miré una película, encontré un blog por casualidad, miré una serie o novela, que me encantaron y me dio muchas ganas de decirles a esos escritores, actores, directores, fotógrafos y demás artistas lo mucho que me gustó lo que vi o leí.

Por suerte, hoy existen infinidad de redes sociales y esas personas que antes eran inalcanzables para nosotros, hoy están a un click de distancia. Ahí podemos expresarles nuestro cariño, hacer críticas constructivas, agradecer por brindarnos tan lindas obras. Aunque algunos también utilizan las redes para insultar, pero a esas personas dejémoslas de lado.

A mí particularmente, me gusta mucho expresar mi agradecimiento por un libro, un poema, un texto o una peli y decirles cosas lindas a esas personas por las cuales lo siento y que me hacen ver más lindo el mundo. Y en mi afán por expresar mi contento, soy muy efusiva. Esto a veces incomoda a la gente, por eso trato de no exagerar, aunque me esté muriendo por decir todas las palabras lindas que existan en el diccionario.

Utilicé traductores de diferentes idiomas. Todas las redes sociales que se puedan imaginar. Todo para hacerle llegar a estas personas aunque sea una palabrita de aliento, hacerles saber que lo que hicieron llegó profundamente a un corazón.

Como respuestas obtuve diferentes reacciones. Hubo quien no respondió nada; me respondieron con emoticones, con un gracias, y también hay gente que se toma el tiempo de responder con afecto e interés el mensaje que han recibido.

Siempre que respondan, mi corazón se llena de alegría. Me parece a mí que uno nunca está tan ocupado como para no poder agradecer una palabra de aliento, de cariño o un simple saludo.

La semana pasada, leí una nota en una revista. Me encantó la forma de escribir de la autora. Allí decía que tenía un blog. Lo busqué y me lo leí en dos noches. Al día siguiente, le escribí a Ángeles para decirle cuánto la admiro. Por cómo se toma la vida, su forma de ser madre, por su valentía, por todo.

Recibí una respuesta tan amable, cariñosa y atenta, que me hizo quererla aún más de lo que ya la quería de solo leerla. En su respuesta me decía que me leyó de un tirón, con su niño en brazos, que estaba inquieto porque quería ver los dibus. Mayor fue mi reconocimiento al leer el tiempo que se tomaba para responderme. Ambas coincidimos en que no creemos en las casualidades, sí, en los caminos que se cruzan, según sus propias palabras.

Y esto me hizo pensar, qué cosas locas pasan en el mundo virtual. Qué cantidad enorme de gente linda conocemos aquí. Y qué felicidad que esto produce.

 

Imagen

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s