Julieta.

Julieta significa de raíces fuertes y perennes, de origen latín.

Alguna Julietas que se me vienen  a la cabeza cuando escucho el nombre, son Julieta Capuleto, de la gran obra de Shakespeare; Julieta Venegas, cantante mexicana; Julieta Prandi, modelo argentina; las actrices Cardinali, Díaz y Ortega; Julieta Saviola Amato, hija a punto de nacer del amor platónico de mi infancia Javier Saviola.

Cuando escucho ese nombre y tengo que asociarlo a un objeto, pienso en una flor. Si tengo que asociarlo a un ambiente, veo una habitación de paredes rosas, ventana blanca y del lado de afuera un prado. Si lo tengo que asociar a un sentimiento, es ternura, amor, paz.

En la vida real no tuve la oportunidad de conocer muchas mujeres que lleven ese nombre. La hija de una prima que no veo en todo el año; una compañera de la facultad con la que no tuve más relación que la de compartir una aula; y la más importante, mi amiga Julieta.

A Juli la conocí el primer día de la facultad. Lo recuerdo perfecto aunque ya pasaron siete años. Estábamos en la clase de química, y cada día nos tomaban un pequeño examen al finalizar. Yo no había llevado calculadora y necesitábamos para el parcialito. Cuando llegué a la consigna, pregunté tímidamente:

-¿Alguien me puede prestar su calculadora?

Luego de unos segundos, que para mí fueron eternos:

-Yo- me respondió ella con una sonrisa.

Juli entregó su examen y se fue. Yo me quedé con su calculadora científica, muy sorprendida. La calculadora propia vale oro, no se le presta a cualquiera, y mucho menos dejarla. La encontré días más tarde en otra materia y le dije:

-Ey hola! Te traje tu calculadora, no sé ni tu nombre y me la dejaste.

-Me llamo Julieta. Me tenía que ir al médico y estaba segura de que me la ibas a devolver- me dijo sonriendo.

A partir de ese momento, no nos separamos más. Cursábamos juntas, estudiábamos juntas, y nos hicimos muy amigas fuera de la facultad.

Compartimos mucho, desde cosas típicas de nuestras provincias, ya que yo soy del norte y ella del sur del país, hasta nuestros padres y hermanos. Nos divertimos, nos aconsejamos, nos estresamos, lloramos, fuimos felices con nuestra amistad.

Con el tiempo, y como muchas veces ocurre, la vida nos llevó por caminos diferentes. Llegó el momento en que nos veíamos muy poco y ahora sacando cuentas puedo decir que hace un poco más de dos años que no la veo. Pero ella siempre estuvo y está ahí, presente para mí, en las buenas y en las malas, como yo para ella.

Esta semana le entregaron el título de médica y yo no estuve físicamente presente en su colación, pero hablé con ella para pedirle perdón por no haber estado ahí. Su respuesta fue:

-¿Qué me pedís perdón? Claro que estuviste ahí, como siempre amiga, en mi corazón.

Experimenté, como cada vez que me comunico con ella, la emoción de tener una persona que pase lo que pase, esté donde esté, sean quienes sean los que me acompañan en el camino ahora, y para siempre, va a ser mi amiga.

¿Saben qué contesto cuando alguien me pregunta acerca de Julieta? Que es la mejor persona que he conocido en mi vida adulta.

Mis padres son el ejemplo más hermoso de buenas personas, y Ju, es la mezcla de los mejores valores. Es pura. Sincera. Atenta. Generosa. Siempre se pone en el lugar del otro. Es humilde. Brinda amor a todos los que la rodean. Nunca espera nada a cambio a pesar de ser una persona que está dando lo mejor de ella, en todo momento.

Estamos acostumbrados a escuchar que quedan pocas personas buenas. No sé si quedan pocas personas tan bellas como Julieta. Lo que a mí me parece, es que estamos tan contaminados con todo lo que pasa día a día, que no prestamos atención a estos seres luminosos.

Con que cada uno de nosotros imite un poquito a estas personas. Con que empecemos a darles el valor y el lugar que les corresponde, el mundo empezará a cambiar. El sol brillará más fuerte; las sonrisas inundarán las calles y todos encontraremos la felicidad que se esconde en las pequeñas cosas que nos regala la vida.

Imagen

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s